• 0
  • Tel. (809) 682-3009 / (809)430-1358

EL PENSÓDROMO DE RAPHY D OLEO: El espectáculo musical deja de percibir 1,000 millones de pesos

La industria de la música y el espectáculo atraviesa por la peor crisis de su historia, y la lentitud de su recuperación, propiciará la desaparición del 70% de los estamentos e individualidades que interactúan en ella.

Todo el andamiaje productivo de la economía irá integrándose con prisa y sin pausa, menos el espectáculo.  Me refiero al negocio de pago por diversión, no así al entretenimiento gratuito.

Es difícil acceder a números reales, pues el 80% de la música se moviliza en un mercado informal, lo que ha quedado comprobado durante la pandemia, cuando la mayoría de las empresas del espectáculo no pudieron inscribir a sus empleados en ¨QUÉDATE EN CASA¨ o en FASE por no estar registradas en la TSS.

El movimiento económico en el negocio musical funciona como centrífuga, solo hacia adentro, pues la mayor parte de lo producido va a manos particulares y la evasión impositiva es muy alta. 

En el cine es todo lo contrario, la ley de cine y su regia organización empresarial permite hablar de números auditados y recibidos por el sistema financiero nacional. Los datos que se manejan son de aproximadamente $4, 000 millones de pesos (en aportes al PIB) y $7,000 empleos el año pasado, cifras astronómicas en comparación con las que se mueven en la industria musical.

Los indicadores a medir son, entre otros, publicidad, derechos de autor, negocios editoriales y musicales, radio, televisión, lugares de diversión y colaterales de la industria musical, los cuales no tienen la consistencia necesaria para deducir números creíbles, y solo un bajo porcentaje de lo producido por esos indicadores pueden considerarse como aportes al producto interno bruto del país.  

El Producto Interno Bruto (PIB) de la República Dominicana en el 2019 fue de 88 mil millones de dólares, aproximadamente 485,000 millones de pesos, siendo el aporte de La Cultura 7,200 millones (1.5%), los que se distribuyeron de la siguiente manera:

1.- APORTE DEL CINE——-RD$4,000 MILLONES (Peliculas, cines, audiovisuales, etc.)

2- APORTE DE LA MÚSICA——RD$1,000 (Industria musical, derechos de autor, editoriales musicales, lugares de diversión, etc.)

3- APORTE DE OTROS RENGLONES——-RD$2,200 (Publicidad, radio, TV, negocios editoriales, etc.)

Todo esto me lleva a concluir que al hablar de pérdidas en la industria hay que diferenciar el nivel de los perjuicios para el país y el de los entes artísticos.   Para la economía nacional el aporte del espectáculo al producto interno bruto es pírrico, pero para los que vivimos del show business el descalabro del espectáculo es un desastre universal.  Y, lamentablemente, esto va para largo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *