• 0
  • Tel. (809) 682-3009 / (809)430-1358

El Pensódromo de Raphy: Fiestas Populares, engaño de siempre

La mafia en las contrataciones artísticas ni es nueva ni es exclusiva de las fiestas populares de fin de año ni de ningún gobierno en particular.  Es parte de la corrupción sistémica que impera en los modelos políticos de nuestros países.  Con estas actividades los gobiernos retribuyen los favores  que personas o instituciones hicieron en algún momento, para contribuir con la llegada al poder de un partido determinado.

El organigrama es el siguiente: el gobierno dispone, el ministerio auspicia, los organizadores distribuyen y los operadores ejecutan. El artista que esta “mal” con uno, sufre, el que esta “mal” con todos, “muere”.

Con las nuevas leyes de transparencia, el sistema de sobrevaluación ya no funciona como en años anteriores. Ahora los que manejan ese capítulo se amparan en canonjías que reciben directamente de artistas y empresarios que se benefician cuando los operadores le otorgan mayor cantidad de actividades.  El argumento es que los gobernadores, que son los responsables de la supervisión de los eventos, solicitan los mismos artistas. 

Este año los pagos se efectuaron con cierta agilidad.  Pero el retraso en los mismos conlleva otro negocio marginal, cuando aparecen personas que financian a los artistas cobrando un “módico” interés, de forma tal que estos puedan pagar de inmediato a músicos y personal. Lo de los suplidores es antológico. Estos tienen que soportar meses para recibir sus remuneraciones. Otro beneficio colateral es la influencia que adquieren sobre artistas y manejadores para conseguir precios especiales al contratarlos para actividades donde las comisiones son extraordinarias. La única solución valida es que desaparezcan esos eventos y que cada gobernador use sus propios recursos para realizarla, contratando a quienes estos  consideren conveniente. Los artistas ganan una miseria, los operadores ganan por su trabajo y los “organizadores” el mazo.  Siempre ha sido lo mismo: ayer sufrían los no recordados PEÑA HIJO, hoy mis hermanos queridos los PEÑA SUAZO y mañana sufrirán los desconocidos PEÑA NIETO.  Las fiestas populares es el mecanismo de pagar favores políticos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *